viernes, enero 04, 2019

Fantasías en sueño

Hojas de pentagramas
sobre el atril del viento
escribiéndose la partitura
cuando vuelve la vida”
ensueños componiéndose en
el sueño  que sueña a soñar
la vida que se debe vivir
 en sol  tiempo andante
en bajo continuo

El violinista azul/Marc Chagall
La soledad…
envuelta en silencio
mi fiel compañera y
magnífica consejera
la única con la que puedo
dialogar mis intimidades y
mis escondidos secretos y
escribir mi canción de alegría
¡adagio soliloquios musical!

Mi caja de música
donde libre monto mis conciertos
que yo mismo compongo y dirijo con
mis sueñosesperanzas protagonistas
alternándome con Beethoven o
Chopin o Mozart o Handel o Bach
hasta altas horas de la madrugada
ya consumida todas las albas
para ir abriéndose en auroras
Mi escondido aposento
donde libre puedo tener mis sueños
sólo viviendo realidades soñadas en
tiempo de vidas que yo mismo sueño
danza en el viento de Isadora Duncan
bailando la sinfonía 7a. de Beethoven
 
Isadora Duncan

Mis ondas libres como cuerdas de
un violín tocando dúo con un piano
sobre un escenario atmósfera azul
desde donde miro a este mundo
sustituyéndole con el que creo
con atmósfera mar y cielo
ya anidados en mis pupilas
donde juegan mis niños
y yo jugando con ellos
¡nuestra ocupación única con
acompañamiento de músicas!
Ahora mi dulce hogar
de paredes de vientos y
puertas y ventanas de luces
para que todo flujo de vidas
libres transiten en alegrías
envolviendo mis vivencias
nido de mi querida familia
que preside mi amada madre
Y  al fin…llego
hacer  la vida
que quiero vivir
anhelando ver a
otros que la vivan
y juntos conocer
la real felicidad
Escultura aves en alambre/Celia Smith
Felicidad que ahora vivo en
el sueño que estoy soñando
oyendo mi propia sinfonía
“cuando vuelve la vida”  en
la gran orquesta sinfónica
y en su último movimiento
todo allegretto extendido
tejiendo la poesía de la vida
la oda de alegría a la muerte
botón feliz de todo lo vivido
¡ciclo de la vida concluido!
Sueño!  que he decidido
nunca jamás despertar
¡al fin… viviendo libre!
Ediciones jaced








viernes, noviembre 30, 2018

Un día sábado...


Y viejos olores de ayeres…
que huelen a infancias vividas
pero con futuros postergados
almacén de las esperanzas que
se empujan en largas esperas
en ese duro combate por vivir
¡cuándo los cuentos de niños
han de hacerse una realidad!


Y en un día sábado de los tantos…
esperándole está el banco que mira
¿cuántos aconteceres y/o confesiones
su cotidiana mudez habrá testificado?
su cuerpo y su alma se sientan
soltando sus ambulantes miradas
por aquella calle abrumada en silencio
indolente acostada contando las huellas
¿y ellas podrán servir para fundar vidas?
y algunas casas entreabren sus puertas
como esperando o despidiendo…pero
otras cerradas como si ya no tuvieran
a quien esperar o a quienes despedir

Pero en las tardes su quietud la rompen
pasos que arrastran hombres y mujeres
que regresan a sus casas bajo aquel
fardo de esperas que indolentes se
dejan caer sobre la inmutable mesa
que los recibe con sus manos vacías y
sus rostros el hambre palideciéndoselas
ganada en el comercio de sus dignidades

Hombres y mujeres de distintas edades
que cotidianamente salen a pescar  en los
pozos de la sobrevivencia para luego regresar
sintiéndose menos hombres y menos mujeres
e inexorable sus existencias van cubriéndose
de la inadvertida pesadez del envejecimiento

Plaza El venezolano/Caracas/Venezuela
Y estos son gente de Venezuela
que creciente pueblan sus espacios
con cerrojos de muros de alienaciones
que les va enmudeciendo sus sentidos
¡apenas sonreíres monólogos que a
veces logran intercambiar pero sin
alcanzar una plena comunicación!
Y la calle que el banco mira
persiste hablar en silencio enrarecido
bajo tenues rebotes de ruidos urbanos que
leve amortiguan los pasos de sobrevivencias de
los hombres mujeres con su carga de ilusiones
rotas por las largas ausencias por las escaseces
las desesperanzas y por la imborrable actitud de
esperas como si ellas hubieran acordados existir
bajo el duro miedo de perder la mendicidad que
les alcanza algunos mendrugos a su existencia
pero allá lejos la esperanza le hace señas…

¡Oh terrible mundo cuándo cambiar!
pero ciérrense noches para abrir en
otros días mientras el banco mira
y el cuerpo con su alma continua
aposentándose y levantándose
hasta que uno de sus tantos suspiros
logra avizorar un mañana de auroras
como aquellas florecillas amarillas
brotando en el suelo seco del patio


Gente de Venezuela!
duro su testimonio en
este oscuro día sábado como un
simple muestrario de su padecer
que le construye trágica historia
pero sin nunca dejar de anidar
las esperanzas  de las aguas
de lluvias reflejando luces de
otro tiempo de vida venidero
Y ante esas luces hambrientas
¿podrá el hombre arrancarse
el tiempo de sus máscaras
y por fin! lucir su propio
rostro cuerpo y alma?

Ediciones jaced
Y hemos vuelto...






martes, agosto 14, 2018

Vuelo de guacamayas

En este tiempo de oscuridades
la vida en su exterior se le ve quieta
en aparente reposo pero por dentro su
cuerpo corazón y alma libran una tenaz
lucha para conquistar el derecho a la vida
como las guacamayas que para vivir
¡vuelan!  incansablemente vuelan
llevando la vida en sus alas
pero ¿vuelan o huyen?


Y en trazos de insomnio
pero aún rasgados de albas
mis oídos escuchan
extendido a todos mis sentidos
el canto de parejas de guacamayas
que sobrevuelan el cielo de Caracas
pero ¿qué buscan? ¿a dónde van?
acaso ¿huyen? ¿de quién de qué?
Y después
sobre el mismo cielo azul
bajo el lacerante sol de mediodía
otra vez ¿las mismas? las veo pasar
ahuyentadas por voces de la vecindad
pero sin dejar caer sus cortos cantos
que parecen irlas interrogándolas
¿por qué nos espantan?
pero ¿a dónde qué buscar?
¿cómo cuándo hacer el amor?
Y también a las tardes
pasan bajo el oro cobre del sol
y entre ramalazos de la noche que nace
siguen pasando parejas de guacamayas
soltando sus brevísimas frases sonoras
con distintas tonalidades alteradas
como enlazando estrofas inconclusas
que parecen expresar amores frustrados
o azarosas vicisitudes de su sobrevivencia
o rememorando aquellos viejos tiempos
cuando vivían su vida en su verde hábitat


Pero su azaroso volar no impide que
entre el sordo ruido metálico urbano
se cuele la noticia ¿la oí? ¿la leí…? un
bebé ya en descomposición fue hallado
en una quebrada ¿en Venezuela… o un
niño de la guerra…? Igual porque puede
ocurrir en cualquier parte de este mundo
¡los niños parecen ser “plagas” que hay
que acabar…y cómo se les asesina…!

Abrupto deshago la imagen del niño…
y sigo mirando el cielo ya perdiendo su azul
pero ¿por qué pasan tantas guacamayas?
¿algo está interrumpiendo su progenie?
¿por qué no buscan su hábitat verde natural?
¿ocurren cambios en la ecología del Ávila
que obligan a las aves abandonar su hogar?
y ¿no habrá institución o ecologista o algún
ambientalista que investigue sobre este
cambio de hábitat de las guacamayas?
acaso ¿guacamayas transitan su extinción?
pero sigue la imagen del bebé…flotando…
denunciando…acusando…

Y ya aposentándose la joven noche
veo sus plumajes tragado por las sombras
y oigo ecos de cantos como cuerdas rotas y
creo que se mezclan con quejidos de niños
dejándome en el alma estelas de tristezas
al tiempo que escucho la sinfonía inconclusa
de Schubert  tejiéndomelas en ovillos grises 

¡Y cierto la vida es inconclusa! acaso
¿para retomarla y en continuo seguirla
o inconclusa porque la muerte la cesa?
pero de quién ¿la vida del hombre la
del niño…o la vida de las guacamayas?
¡la noche lentamente se traga la sinfonía
quedando de fondo un surrealismo cielo
con arabescos rotos que parecen danzar!
y flotan las preguntas en otro insomnio
que teje otro ovillo pero en naranja
del sol que ya anuncia su levante

Ediciones 
jaced




jueves, julio 12, 2018

El banco mira

Escribo al niño… navegando
en los océanos de sus pupilas
para mirarlo todo con sus ojos
y sentir  su inocencia abriendo
su libertad su amor su alma su
sed de conocer y con este sentir
ser el humano que habrá de ser

Aunque  sea hombre seguir niño
para desde adentro ir tallándolo
como el humano  que deberá ser
¡el escultor  que esculpe la vida!


Y solo sentado en un banco del
parque solitario muriendo la tarde
me pongo a mirar a sentir
para testimoniar que existo en
medio de la naturaleza universo
como la plenitud de un plenilunio
y hacia ella fluyo en sentimientos
¡consciencia que concientiza
nuestro origen estelar!

  
Yo y el banco ser uno solo
miro y siento
cómo la misma hierba va creciendo
y vuelvo a ser aquel niño jugando
empezando aposentarme como Ser
que construye su propio universo
a imagen y semejanza del estelar
y cómo siento su viva existencia
en armonía y equilibrio que nos
ofrecen iguales posibilidades
para vivir creciendo

Pero ¿por qué mirar y sentir
al otro hombre hecho un objeto
cosa sólo para explotarlo hacerlo
una fuente de riqueza privada?
¡hombre adueñado del hombre!
pero ¿aún carga sus sentimientos
cuando mira esa flor o ese pájaro?
¿somos diferentes o el mismo?
  
En el hondo azul miro y siento al sol
sembrando simientes de energías
en los surcos de vidas de la Tierra
desde su levante hasta su poniente
nunca dejando rincones oscuros
y sobre los horizontes estallando en
espectros de crepúsculos que tiñen
los rostros de los mares y tierras con
las gamas de los colores más diversos
para que exista alegría de vivir la vida
¡qué oleajes de ondas en mi interior!

Miro y siento aquella bella flor
sus pétalos ligeramente sonriéndose
al tenue beso de la brisa que la acaricia
estallando en multiplicidad de colores
enamorando al dulce sepia de la tarde
y su polen ofreciéndose al polinizador
para que sea sembrado de flor en flor
instantes de amor  en la cadena de la vida
encendiendo la fiesta de la germinación
¡fragor de fiesta alegrías en mi interior!


Miro y siento
los latidos del pulso de la tierra
el susurro musical de sus aguas que
corren alegre hacia la alegría del mar
y a la cristalización de sus minerales
fluyéndonos en sutiles lenguajes
como la piedra cuarzo refractando
sus luces en arcoíris que nos invita
vivir semejando a su vida perfecta
¡espectro de colores entre mis fibras!

  
En el mismo azul miro y siento
la eclíptica del sol ante la Tierra
como abriéndose en arcos de luz
¡solsticios y equinoccios!
nacimiento de las estaciones que
van abriendo en abanico circular
alumbrando el templo de mi alma
y ¡también giro irradiando luz!

Miro y siento cómo brota
el cálido verano sembrador
al otoño en dulce melancolía
desprendiendo sus pétalos y hojas
para volver en alegría a su renacer
encubado en la fertilidad del invierno
en silencio gestando la primavera que
en lluvias abre alegrías sobre la Tierra
y me miro y siento ¡soy una síntesis
de las tantas que se gestan!

Y en todo rincón de su vida acontece
el nacer y renacer de su diversidad
¡qué infinito el retoñar de lo bello!
pero hay ojos y almas que no lo ven

  
Mirando y sintiendo
voy aposentándome
yo  en el universo
y él  en mi interior
días y noches sus estrellas
goteando entregándonos su luz
y todo mi Ser ¡concientizado!
se enciende como réplica de estrella
¡qué fragor de la vida gestando la mía!
pero aquel hombre en hosco silencio
  
Pero despertando
miro y siento fuera de mí
como sentado en otro banco
al duro rostro de la agresión de
una existencia en desigualdades
rompiendo la armonía y equilibrio
¡guerra despiadada contra la vida!
pero el espíritu del parque la rechaza

Pero vuelvo a mi universo y
miro y siento  ¡vida porvenir
el sueño antiguo del hombre!
pero asediándole la vieja pregunta
¿cuándo el sueño se hará realidad?
en esperanza me levanto del banco
y me propongo vivirlo entre rendijas
¡no permito que el sueño se deshaga!

Y el banco solo como sensibilizado mira
aquello estremeciéndose en la hoja verde
¡es una oruga en su plena metamorfosis y
ve como magia volar la monarca a la flor!
un hecho simple ¡así es la verdadera vida!


Ediciones jaced



martes, mayo 29, 2018

El gran poema de la vida

Al hombre humano
a Stephen Hawking
a Albert Einstein
a las Ciencias
El poema  que cuenta la
develación de lo desconocido
todo haciéndolo conocido para
llegar al mejor vivir del hombre

 
El físico Sthephen Hawking 














Armonía! Equilibrio!
ingenieros permanentes
del movimiento de la vida
que solo lo sentimos en
las profundidades del alma
como el inaudible latido de vida en
la semilla en la flor y el árbol o el de
los huevos de las aves y de los peces
o el de la oruga en la crisálida o el
del cuarzo forjándose en la tierra o
la imperceptible musicalidad de la
la célula construyéndose en niño
dentro de las entrañas del hombre

La célula en su viaje a la estación niño
 ¡Armonía en el equilibrio
equilibrio en la armonía!
motor que enciende al Universo
y a la vida en el planeta Tierra
al unísono en marcha como
movimiento de espíritus diversos
para que cada ser vivo tenga lo
que le corresponde tener para
que tenga la vida que debe vivir
para que muera cuando deba morir
ciclo en cualquiera dimensión
que le toque habitar

¡Oh BIM BAM explosión estelar
padre cósmico de todo lo creado
energía creando materia
materia generando energía!
transubstanciación interdependiente
como larga aventura en años luz para
arribar a la distante estación donde
se gesta en carne sangre sentimientos
el hombre con la misión de construirse
en ser humano para un vivir humano

Origen del Universo/Fotografía reciente/Bim bam/NASA
Hermoso poema de poemas
que cuenta cómo se hizo la vida
fluir su vivir ella misma viviendo
igual que el cuarzo cual luz
un espejo de la vida perfecta
aflorando desde el interior de
la tierra como lo hace el amor
de las profundidades del alma
  

Pero el hombre no toma el curso
que señala el poema de la vida
¡no sigue el rumbo a ser humano!
y se queda en este hombre ¡quién
ahora roba asesina miente depreda!
sepultando su condición humana
haciéndose mercader del hombre y
para enriquecerse funda la muerte
que le destruye depredación contra
la tierra las aguas y los vientos y
“vive” glorificando a esta muerte
que lo crucifica en su propia vida

Y ahora en estos tiempos
la armonía en el equilibrio
el equilibrio en la armonía
¡balanza natural del planeta!
rota por la acción del hombre
desatándose los monstruos de
la destrucción como cuenta el
mito de la “Caja de Pandora”
pero en su fondo queda sin
escapar la esperanza de la que
brotará la resurrección de la vida

Y de esa resurrección brotan los
sueños del hombre proclamando
¡cese ya la pasión por la muerte
y trascendiéndola lléguese a
el tiempo porvenir humano!
donde muere la muerte inútil
y nunca jamás surgen cruces
ni cristos en crucifixiones

Y cesen las sepulturas para que
aflore y reine la vida verdadera
y para siempre la era del amor
y es el tiempo de los sueños
forjándose en realidad

El Cristo/El Greco
¡Oh gloria a la muerte auténtica
y verdadera del ciclo de la vida!
vidamuerte-muertevida que cesa
toda crucifixión en su tiempo finito y
revalora la vida recomponiéndola en
su gran poema a partir de la célula
o de la persistente simiente o
del verso llanto del niño al nacer
o del trabajo creador del hombre


¡Oh gloria a la vida en la muerte!
¡oh gloria a la muerte en la vida!
el ciclo hombre hacia lo humano
y para esto dése el ¡nacimiento!
y a partir de él ¡dése
el infinito vivir de la vida!